| Foto: Getty Images

 

Día de Muertos en México

In Mexiko wird Anfang November der Tag der Toten (Día de Muertos) gefeiert, einer der wichtigsten Feiertage in Mexiko.

Por Susana Iranzo Pons

Del 1 al 2 de noviembre, México celebra una de sus fiestas más populares, única en el mundo: el Día de Muertos. La fiesta está dedicada a las almas de los difuntos.

Según la creencia popular, las almas viajan desde el ‘más allá’ para visitar a sus seres queridos vivos durante esta festividad. Para recibir a las almas, los familiares colocan ofrendas en altares caseros llenos de color. Estas ofrendas hacen referencia al difunto: su comida, su bebida y su música favorita; fotografías y objetos personales. Además, los altares se decoran con velas, flores de cempasúchil, incienso, pan de muerto –pan dulce redondo o en forma de cráneo y/o de animales– y calaveritas de dulce, en las que escriben los nombres de los difuntos.

Un símbolo presente en todos los altares y parte fundamental de esta celebración son las calacas, esqueletos decorativos entre los que destaca ‘La Catrina’, una calavera vestida elegantemente que representa a la muerte. Estas caricaturas fueron creadas por el ilustrador José Guadalupe Posadas (1852-1913) y con ellas representaba escenas costumbristas de crítica sociopolítica.

Actualmente, los mexicanos escriben ‘calaveras literarias’. Estas ‘calaveras’ son litografías con versos que ironizan a personajes famosos. En estos versos, La Catrina hace críticas con humor. Estas litografías aparecen en los periódicos de México, en toda clase de publicaciones y en espacios públicos. Además, en México se promueve la composición de estas calaveras a través de concursos que premian la creatividad y la agudeza crítica.

Durante el Día de los Muertos, los cementerios están abiertos las 24 horas, ya que los familiares visitan las tumbas de sus difuntos ¡e incluso duermen allí! Muchos grupos de música amenizan la velada y los cementerios dejan de ser un lugar de paz, para ser un lugar de fiesta y de encuentros. Esta peculiar forma mexicana de celebrar la muerte, con fiesta y con humor, llama la atención de todo el mundo.

El origen de esta festividad está en el sincretismo de la cultura prehispánica mexicana y la de los colonizadores europeos. Las civilizaciones prehispánicas en México rendían culto a la muerte como fase que forma parte de la vida y que lleva a un renacimiento. Los colonizadores fusionaron este culto a la muerte con las festividades de tradición católica y lo hicieron coincidir con el Día de Todos los Santos (1 de noviembre) y el Día de las Ánimas (2 de noviembre).

A lo largo de los siglos, vivos y muertos se reúnen cada año en esta tradicional fiesta mexicana.