Nazarenos en Sevilla | Foto: Getty.com

 

La vida de un costalero 

Semana Santa

 

Pese a lo duro del oficio y las constantes lesiones que acompañan al trabajo de un costalero en algo están todos de acuerdo: formar parte de la cuadrilla es un honor y un sueño al alcance de muy pocos.

Por Gloria Nieves Iglesias

 

La gente situada a ambos lados de la calle se agolpa para conseguir el mejor lugar. Una larga fila de personas que parece no tener fin flanquea el paso a la Hermandad, que en pocos minutos recorrerá cada una de esas mismas calles. Apenas queda espacio para moverse ni para respirar. Los más pacientes llevan horas esperando de pie a que llegue este momento; los más devotos incluso meses. Nadie quiere perderse ningún detalle. Los nervios, las emociones contenidas y el cansancio acumulado se lee en sus ojos. Pero el fervor religioso es más fuerte y pronto, cuando comience la procesión, todo habrá merecido la pena.

  

el costalero Träger eines Heiligenbildes bei der Prozession der Karwoche – pese a trotz – el oficio Amt; Aufgabe – la cuadrilla Team – al alcance de erreichbar – agolparse sich drängen – la fila Reihe; Schlange –flanquear flankieren – apenas kaum – incluso sogar – perderse verpassen – contenido/-a zurückgehalten – el fervor Eifer – merecer la pena die Mühe wert sein

 

Viel mehr darüber in der Aprilausgabe der Revista de la Prensa

¡Síguenos también en Facebook!